Responsabilidad corporativa

Vivimos en una sociedad en la que la ciudadanía y los agentes sociales cada vez son más exigentes no sólo con lo que hacen las empresas, sino también con el cómo y por qué lo hacen.

En este sentido se está demandando al sector empresarial un modelo de gestión que tenga en cuenta las sensibilidades e intereses de sus grupos de interés; es decir, un modelo que refleje el impacto de las actuaciones del sector empresarial desde la triple perspectiva económica, social y medioambiental.

Nuestra Institución no puede estar ajena a esta nueva demanda y desarrolla así un nuevo doble papel. Por un lado, adaptando sus procesos y procedimientos internos para ajustar cada vez más su actuación en el plano económico, social y medioambiental.

Por otro lado, como receptora de la acción social de las empresas, que acuden a nuestra organización, para que juntos podamos desarrollar acciones en beneficio de los más desfavorecidos.